sábado, 21 de febrero de 2009

Manoteando palabras en la caída...



Leer poesía de madrugada,
puede ser una buena idea
cuando estamos atrapados
en ese lugar de silencio
fuera de dos mundos
o entre éstos,
porque no se puede vivir ahí;
necesariamente hay que entrar
a alguno para poder seguir viviendo.
Hay que darle palabras al silencio...
... Entonces, leer poesía
puede ser la única manera de darle voz
a la muerte.

1 comentario:

Lluís Salvador dijo...

Hola, Verónika:
Es este un comentario demasiado demorado, por cuestiones de tiempo, pero sí quería expresarte que el que sigas escribiendo, de tanto en tanto, es una alegría para los lectores. Y que sigas escribiendo poesía. Porque, suceda lo que suceda, los poetas siempre tienen esa arma (cargada de futuro, que decía el verso) frente a la vida. De modo que nunca olvides que todo lo que te sucede en la vida, a diferencia de otros no tan privilegiados, alimenta los versos de los poetas.
Desde que leí uno de tus poemas ya quedé convencido (y emocionado) del talento que tenías. Y que lo sigas demostrando, que sigas escribiendo, es algo que no puedo sino agradecerte.
Muchos ánimos.